La mayoría de los niños hacen pataletas por cualquier cosa, logrando desesperara a los padres que no saben cómo controlarlos, en este apartado te mostraremos algunas recomendaciones para poder calmar las rabietas de tu hijo. 

Es aproximadamente a los dos años que los niños reconocen el poder de las rabietas, a esa edad descubren que sacan de sus casillas a los mayores, logrando fácilmente lo que desean, en esos momentos los padres deben aplicar ciertas estrategias para calmarlos. 

De igual forma es necesario establecer una relación armoniosa con los más pequeños de casa, además de crear un ambiente de seguridad en el hogar que se puede lograr a través de la asesoría de un experto en cerrajería, como es el caso de Cerrajeros Castelldefels

¿Cómo reaccionar a las pataletas de tu hijo?

¿En qué momentos desaparecen las rabietas?

Esta es una etapa pasajera en el niño, con el tiempo las rabietas van cesando cada dia mas, aunque lo que más impacta en los adultos no son la frecuencia con que los niños hacen las rabietas, sino la intensidad al hacer dichas rabietas.  

Durante la etapa de las rabietas los niños no controlan sus emociones y no conocen la forma de calmar su enojo sin hacer berrinches, y aunque es una etapa de la vida en la mayoría de los niños, si es importante que estas puedan disminuir. 

Cabe destacar que a esta edad aun no toleran la frustración y es un poco complejo para ellos no poder tener lo que quieren cuando lo quieren y más aún si no son capaces de verbalizar lo que desean, pero para que estas reacciones desaparezcan solo dependerá de los padres. 

¿Qué pueden hacer los padres?

Mantener una actitud firme: es una estrategia fácil de decir pero difícil de hacer, pero según la opinión de la mayoría de los psicólogos es la que no falla, porque le dará un mensaje importante al niño (a) y es que su rabieta no lo llevara a conseguir lo que desea, los padres son los que tendrán el control de la situación y esto será lo que lleve al niño a desistir de esa conducta. 

Explicaciones breves: si le intentas explicar al niño que su reacción no es adecuada cuando está en el suelo llorando, lo mas seguro es que segura pataleando sin cesar, y será difícil para los padres hacerse entender, lo mejor en estos casos es explicarles antes de la posible pataleta para evitar su enfado. 

No responder molestos: responder con la misma actitud del niño era una forma de fomentarla, es ahí cuando le daremos al niño las excusas suficientes para que el reaccione con la misma actitud, ya que los padres son el modelo de referencia para los hijos, asimismo, es importante que la molestia hacia ellos no perdure por mucho tiempo. 

Intentar que escuche las razones: una vez que ya ha comenzado la rabieta, lo mejor es buscar la forma de hacer que salga de ese estado de molestia, para ello lo mejor será ponernos en su posición tomarlo firmemente por los hombros y lograr que centren su mirada en nosotros con el único propósito de hablarle con calma y explicarle las razones por las que debe calmarse. 

Cambiar de lugar: en muchas ocasiones ellos no sabrán cómo culminar su rabieta, es por ello que los padres deben tomarlos y salir a otro lugar, preferiblemente que sea un lugar abierto, ya que el paseo podrá distraer su atención. 

En líneas generales, lo mejor es fomentar un ambiente de seguridad y paz en el hogar, los padres deben recordar que ellos son el ejemplo de sus hijos y de su comportamiento ante ciertas situaciones los niños copiaran dichas conductas.