El embarazo es una de las etapas más bonitas para la mayoría de las mujeres, tener la oportunidad de llevar en el vientre un hijo, es una gran bendición.

Sin embargo, esta felicidad puede ser afectada por una alteración que ocurre con mucha frecuencia en las mujeres al poco tiempo de tener a sus bebés, y se conoce como depresión post-parto.

Vale mencionar que no todas las mujeres sufren de esta condición, y aquellas que la experimentan, no tiene que ser al mismo grado o nivel que a otras mujeres, recuerda que cada ser humano es único y especial.

Pero, en caso de que la padezcas, es importante que ésta sea atendida lo antes posible, para evitar que afecte de alguna manera la hermosa relación madre-hijo.

Y al considerar que sería una situación que afecta a toda la familia, todos los integrantes pueden ayudar a superar la situación con el cumplimiento de estos tips.

Intenta controlar el miedo

Lo primero que debes saber como madre, es que la depresión post-parto no es una condición que tú has deseado, no tienes la culpa de padecerla, es una situación por completo al azar.

Así que olvida el temor de ser juzgada y apóyate en tu familia para superar esta crisis, habla de manera abierta de tus sentimientos y temores.

Y en caso de que consideres que necesitas ayuda profesional, no dudes en buscarla lo antes posible, cuanto antes trates el cuadro que estás presentando, más pronto podrás disfrutar de tu bebé a plenitud.

Pide apoyo a tu familia

El proceso de traer un bebé el mundo no es tan sencillo, sea parto natural o una intervención quirúrgica conocida como cesárea, a algunas madres se les hace más complicado que a otras, aparte de ser muy agotador física y mentalmente.

Es importante que el resto de los miembros de la familia comprendan que la madre necesita de su completo apoyo, así que deben ofrecer la mayor tranquilidad posible, ayudar en los quehaceres del hogar para evitar el excesivo agotamiento de la madre.

Y a las nuevas madres… confía en delegar responsabilidades, todos están experimentando un gran cambio en la rutina diaria, pero quien está más afectada por la situación, sin dudas eres tú.

Necesitas descansar, porque algunas actividades solo las podrás hacer tú, como la lactancia que ocurre varias veces durante todo el día y la noche, y debes estar relajada para hacer de ese momento una situación especial.

Dedica tiempo para ti

Es importante que recuerdes que no eres una fábrica de bebés, eres una persona que necesita afecto y tiempo para sí misma, así que hazlo sin culpas, sal a dar una vuelta, tómate un café con una amiga.

Necesitas socializar, en especial procura conversar con otras madres, y así notarás que no eres la única en sentir cansancio, y que pueden ser muy difíciles las primeras semanas después de la llegada del bebé.

Siempre busca razones para sonreír

Una estrategia que es excelente para la salud, efectiva y además es gratis, es sonreír… Recuerda las cosas hermosas de la vida, las etapas difíciles son parte de la experiencia que nos hace crecer como personas, pero tienes el poder para superar cada dificultad.