Las mujeres son seres maravillosos, capaces de hacer muchas cosas, pueden ser grandes empresarias, mantener su hogar en orden, ser madres y esposas, de manera simultánea. Sin embargo, por lo general se olvidan de un ser de gran valor, que son ellas mismas.

Síndrome del nido vacío, una triste realidad

Muchas mujeres, después que han logrado cumplir muchos roles en su vida, llegan a un punto en el cual sus hijos ya son independientes, la empresa ya tienen otros dirigentes, y al llegar a casa se encuentran solo, la esposa y el esposo.

Es decir, regresaron al principio, con más experiencia, con muchas anécdotas, problemas que han superado juntos, sin embargo, la sensación de vacío no deja de estar presente, porque después de muchos años, no hay niños que dependan de ti, no existen reuniones urgentes en el trabajo.

Incluso, en algunos casos, las mujeres dejaron a un lado sus sueños y aspiraciones, por cumplir con su rol de madre y esposa.

Amiga, estás a tiempo para evitar llegar a padecer la tristeza del síndrome del nido vacío. Los hijos crecen, las empresas siguen su camino, como dicen… el mundo sigue girando.

No permitas que tu vida gire en torno a tus hijos, el trabajo, la casa e incluso tu esposo. Tú debes ser la persona más importante de tu vida.

Sin malinterpretar

Vale destacar, que cuando digo que debes ser la persona más importante de tu vida, no estoy indicando que te olvides de tus responsabilidades. Si eres madre, tienes hijos que necesitan de ti hasta que sean independientes. Si trabajas, tienes que cumplir tus funciones. ¿Estás casada?, mereces disfrutar la vida en pareja, uno debe ser siempre el complemento del otro.

Vive cada etapa de tu vida, no tienes que ser buena en todos tus roles, tu casa no se va a caer a pedazos porque un día no hayas pasado la aspiradora o se te olvidó llamar al cerrajero para colocar las persianas, y en su lugar preferiste dar un paseo al parque y disfrutar de unos minutos de soledad.

No está mal querer tiempo para ti… De hecho, los expertos aseguran que es necesario para tu salud mental, reencontrarte, sin sentimientos de culpa.

Aprende cómo volver a ser tú

Comienza hoy mismo este hermoso camino de volver a encontrarte, que al verte en el espejo no veas solo a tu esposo, a tus hijos, tu casa, tu trabajo, sino que en medio de todo esto puedas ver tu imagen con una amplia sonrisa. Así que, considera estas recomendaciones.

  • Mantén contacto con tus amistades. Si ya no se comunican como antes, es momento de retomar sus salidas, sin hijos, sin esposos, solo ustedes, y hablar cosas de mujeres.
  • Renueva las citas de pareja. Que estén casados desde hace algunos años, no significa que no merecen la atención recíproca de cuando eran novios, hablar de ustedes, no de los hijos o la casa.
  • Mereces tiempo sola. Eres madre y esposa, pero también un individuo único y especial, toma ese baño de burbujas sin culpas, inicia algún curso o taller de algo que te apasione.