En años anterior ser madres era postergarse, no salir de la casa y no podía expresar lo que sentía y lo que no funcionaba bien.

La comunicación y la publicidad, mostraba madres sonrientes y bebes que no lloran, solo se mostraba el lado de la maternidad y la vida en general.

¿Cómo eran las madres de antes?, Las madres de antes tenían miedos igual que las de ahora, pero no podían contarlos, Vivian con temores, sin poder desahogarse, regidas por parámetros sociales los cuales debían seguir por que en aquel entonces eso era lo correcto.

Ellas también debían encargarse de su marido como si fuera un niño más, y dejar a un lado sus necesidades, todo por la familia.

No podían acceder a la información, no tenían muchos conocimientos sobre la crianza, las necesidades infantiles, lo recomendable, estas seguían el patrón de crianza que tuvieron de sus madres.

Estas fluían en sus instintos, pero no pedían lo que necesitaban y se ahogaban en la soledad.

Las madres de hoy

En la actualidad las madres han construido una nueva identidad, donde estas son capaces de hacerse cargo de un hijo, que es una mujer que busca desarrollarse en otras áreas y fuera de la casa.

Las madres se comunican por redes sociales con otras madres comparten experiencias con sus hijos, ya que las madres de ahora saben que no pueden estar solas y que cuentan con el apoyo de otras mujeres, esto es necesario para sobre llevar todo lo que ocurre durante la maternidad.

Las madres de hoy sabemos que no podemos con todo

Todas las mujeres saben que en los actuales momentos debemos pedir ayuda, que ser madre es agotador y que es necesario descansar para regular el estrés de nuestros hijos, lo cual es importante para el cuidado de estos.

Las madres contamos con información sobre el desarrollo cerebral de los niños y sus necesidades, por lo que, no dejamos a nuestros niños llorando, porque sabemos abrazos y cariños para crecer.

Ya no se castigan a los niños como antes, ya que esto es nocivo para ellos y genera miedo, los bebes nos necesitan cerca y que durante la noche tienen momentos de ansiedad y es necesario estar allí para ellos.

Las mamas podemos y tambien queremos en pareja, a solas, separadas, en familia, siempre somos capaces y felices si contamos con el amor de nuestros hijos para apoyarnos.

Cada día es diferente, se presentan cosas buenas y cosas malas, pero las madres siempre estarán para sus hijos en todo momento este alegres, tristes o enfermo, estos niños alegran cada instante de nuestra vida.

Son un motor, una enseñanza que debemos aprovechar cuando están pequeños para formar hombres y mujeres de bien, capaces de salir adelante con apoyo de sus familiares y amigos.

Los padres como los cerrajeros cumplen un rol importante en la vida de los hijos, solo hay que apoyar a la madre de sus hijos, para que la crianza y la educación sea igual para todos los hijos que tengan.