Si crees que dar a luz a ese precioso bebé significa una vuelta automática a tu antiguo ser (al menos desde el punto de vista mental), piénsalo de nuevo. El «cerebro de embarazada» es real, y puede afectar también a tu cerebro posparto.

Y es que, después del parto, muchas madres pueden olvidar donde pusieron los duplicados de llaves, o incluso el nombre de su marido. También pueden tener problemas para asimilar nueva información, o hasta para poder descansar lo suficiente.

De hecho, la mitad de las nuevas mamás seguían sintiéndose súper somnolientas 18 semanas después de dar a luz. Si estás interesada en conocer más, sigue leyendo para que sepas que puedes esperar después de la dulce espera.

¿Qué es el “Cerebro de embarazada” y cómo afecta a las nuevas madres?

¿Qué es el cerebro de embarazada?

Mediante el uso de imágenes de resonancia magnética, un equipo de investigadores británicos escaneó los cerebros de mujeres embarazadas que se encontraban en sus dos últimos meses de embarazo. Luego lo hizo luego de nuevo a los dos y seis meses después del parto.

El objetivo original era buscar la inflamación de las vías respiratorias y los cambios en el tamaño del cerebro de las embarazadas con preeclampsia. La sorpresa es que, en lugar de hincharse, los cerebros de las madres eran más pequeños durante el embarazo que después del parto.

La conclusión del equipo es que las células cerebrales realmente disminuyen en el embarazo, y aunque los cambios no son tan grandes, pero son medibles.

Deterioro cognitivo durante el embarazo

La relación entre la contracción del cerebro y la lentitud inducida por el embarazo no está clara. Pero las investigaciones de los psicólogos sugieren que los cerebros de las embarazadas no sólo se encogen, sino que también sufren un deterioro del funcionamiento cognitivo.

El psicólogo J. Galen Buckwalter, de la Universidad del Sur de California ha comparado el embarazo con «un gran asalto al cerebro». Analizó a 19 mujeres embarazadas de alto nivel educativo cuyo coeficiente intelectual medio era de unos 110 puntos.

Comprobó que todas ellas habían experimentado una disminución de su capacidad de concentración y de su memoria a corto plazo. Además, la capacidad de las mujeres para aprender y retener nueva información también se redujo.

Más que solo hormonas

Además de las hormonas del embarazo los autores creen que la falta de sueño es un factor para el surgimiento del cerebro de embarazada. Esto explica porque mujeres que adoptan pequeños sufren de episodios de amnesia.

La enorme curva de aprendizaje que supone cuidar de un recién nacido también contribuye. Las madres están acumulando tanta información nueva, tan preocupada por el simple hecho de mantener a tu bebé vivo y bien alimentado, que la concentración disminuye.

¿Cuánto dura el cerebro de embarazada?

El encogimiento del cerebro forma parte de los muchos cambios corporales normales que se producen en las mujeres embarazadas. Afortunadamente, la materia gris parece recuperar su tamaño normal algunos meses después del parto.

También ayuda el hecho de dormir más y mejor. Hay cosas que puedes hacer para transitar por esta condición en mejor forma. Por ejemplo, además de reírte de ello, intenta encontrar consuelo en los pequeños triunfos.

Puede que no seas capaz de recordar el nombre de algún familiar, pero enorgullécete de saber de memoria el número de teléfono de tu pediatra o de poder preparar un biberón con los ojos cerrados.

Aprovecha también algunos ejercicios de memoria. Déjate mensajes de voz; escribe notas en la palma de la mano; ten un bolígrafo y un papel en varios sitios para poder apuntar los recordatorios importantes.