La llegada de un bebé es una grata experiencia, es una de las mayores bendiciones que puede recibir una familia, pero entre tantas emociones, muchas veces podemos ignorar aquellas actividades importantes relacionadas a la llegada del nuevo miembro de la familia, y es por eso que hoy te las voy a recordar.

Prepara el cuarto del bebé

Si quieres disfrutar de tu nuevo rol con gran comodidad, es necesario disponer del mobiliario necesario y el espacio que va a ser dedicado para tu bebé. Claro que él estará en toda la casa, pero me refiero específicamente a su dormitorio.

En caso de que exista una ventana al exterior, no olvides pedirle a un cerrajero profesional que la asegure bien y si te apetece, puedes instalar unas persianas, así podrás controlar la intensidad de luz natural en el dormitorio.

El mobiliario indispensable es sin duda, la cuna, y no olvides ropa de cama suficiente para que siempre puedas mantener a tu bebé en un colchón limpio, seco y fresco, también debes considerar protector para el colchón y toallas.

Si quieres aprovechar bien el espacio, puedes contar con un cambiador, es muy cómodo para vestir a tu bebé luego del baño, o hacer el cambio de pañal. Por lo general estos muebles incorporan gavetas para poder resguardar y mantener a mano todos los implementos necesarios para el aseo del pequeño.

Productos de higiene

Un bebé tiene sus necesidades, así que debes recordar tener suficientes pañales, crema antipañalitis para evitar irritaciones, toallitas húmedas, estas son muy refrescantes.

Por otra parte, recuerda sus productos de aseo diario, como el jabón neutro de baño, crema hidratante para toda su piel, y protector solar para cuando sea requerido. Es importante que estos productos sean muy suaves e hipoalergénicos.

No olvides que los primeros días después de su nacimiento, es necesario curar su ombligo con productos como clorhesidina al 0,5%, o el producto que indique el pediatra.

Otro aspecto de su higiene que es importante, es mantener a la mano unas tijeras especiales, estas son de punta redondeada y tienen una forma muy ergonómica, para que puedas recortar las uñas del bebé sin riesgos.

El momento de la lactancia

Si has decidido alimentar a tu bebé con leche materna, bien por ti, es el mejor alimento que tu bebé podrá recibir, no obstante, también necesitas prepararte para este momento tan especial.

Para mayor comodidad, tanto para ti como para tu bebé, sería ideal que adquirieras una almohada de lactancia, este es un momento que vas a querer comodidad y relax. Otro elemento que te resultará fantástico, son los sujetadores de lactancia y unos discos de lactancia, los hay desechables y lavables.

Recuerda que tus pezones van a cumplir una magnífica función, sin embargo, puedes presentar algunos malestares que son muy normales, y tienen una fácil solución sin dejar de alimentar a tu bebé de manera natural, así que es recomendable tener a mano una crema para pezones adoloridos y unos formadores de pezones en caso de tener los pezones planos.