Para las mujeres cada día es un reto, ya que la sociedad en la que se vive no es nada fácil, ser madre, mujer y además trabajadora es una carrera que se practica a diario, sin días de descanso.

Si eres de las madres que cada día se levanta para ir a trabajar y te sientes mal por ello, este sentimiento lo debes apartar de ti, ya que ser madre trabajadora es muy bueno para tus hijos, aunque no lo parezca.

Vencer el sentimiento de culpabilidad

Es cierto muchas madres se sienten culpables, por dejar sus hijos a otros y tener que pasar todo el día con los compañeros de trabajo o con el jefe para mantener el puesto.

En tiempos anteriores las mujeres les tocaba quedarse en casa con los niños, ya que los padres eran los que salían a trabajar y aportaban el dinero en el hogar, esta situación cambio y ahora una mujer puede ser madre y trabajadora a la vez.

Existen factores como el cambio de roles, pago de facturas, llegar a fin de mes, el amor por ser y crecer profesionalmente. Son muchos los motivos por lo que una mujer y madre decide seguir su camino laboral.

Es importante que esta tenga el apoyo de su familia en especial el de su esposo, sobre todo si este trabaja las 24 horas como es el caso de los cerrajeros Sarria.

En algunos países del mundo las mujeres con niños pequeños trabajan a jornadas completas, un porcentaje muy pequeño de la sociedad piensa que una madre que trabaja a tiempo completo es bueno para los niños.

Existen evidencias científicas que demuestran, que las madres que trabajan no dañan a sus hijos y que esto es beneficioso para ellos.

Razones de ser madre trabajadora

Serás un buen ejemplo para tu hijo y este siempre te querrá: A pesar de que estas se encuentren ausente todo el día, el vínculo entre madre e hijo no sufre si se cuida.

Guardería no es problema durante el desarrollo de tus hijos: Estudios en más de 80.000 niños en guarderías, demostró que el tiempo que estos pasan allí no afecta en su comportamiento.

Los niños de madres que trabajan obtienen mejores calificaciones: Durante 50 años investigaciones han arrojado los niños de madres que trabajaban antes de que estos cumplieran 3 años de edad, no tenían mal comportamiento conductual o académico.

Tenían menos problemas de depresión o ansiedad y buenas calificaciones. En comparación con aquellos niños que estaban con sus madres en casa.

Las mamás que trabajan son más felices y por tanto sus hijos también lo serán: Las mujeres que trabajan toda su vida se sienten mejor que las que se quedan en casa, que suelen tener problemas de depresión.

Las madres trabajadoras saben pasar tiempo de calidad con sus hijos: Estas debido a sus horarios de trabajo suelen reducir sus horas de sueño y de ocio para estar con los hijos, suele ser agotador pero lo hacen por el bien de estos.

Ser una madre trabajadora es un buen ejemplo a seguir: Los niños con madres que permanecen en casa tienen muchas posibilidades de sufrir problemas emocionales y de comportamiento a la edad de 5 años.

Para los niños que ven que sus madres trabajan y que no se dedican solo a lavar, cocinar, limpiar en la casa, notan que estas son independientes y que no necesitan de una figura masculina para cumplir con el rol que tiene en la sociedad.