Siempre se ha dicho que lo mejor para nuestros hijos en el periodo de sus primeros meses de nacimiento, es la leche materna. Y esto ocurre con la ayuda de dos hormonas, la prolactina, que es la que promueve la producción de leche, y la oxitocina, es la que se encarga de estimular la secreción de la misma.

Esta leche materna ofrece ventajas, tanto para la madre como para el niño, aparte de las hormonas también hay la intervención de lactogénesis, que son las que hacen el proceso de transformación de las glándulas mamarias inmaduras.

Esto suele ocurrir durante la última fase del embarazo, hasta su maduración completa, lo que sucede después del parto, y la galacpoyesis que se ocupa de la producción de leche.

El bebé recibe todos los nutrientes necesarios

La leche materna ofrece una elevada calidad nutricional, y por esa razón los bebés mantienen una alimentación completa y equilibrada.

Con esta leche la madre aporta carbohidratos, también proteínas y la cantidad de grasas adecuadas para el bebé, así como proteínas digestivas, vitaminas y oligoelementos, que son necesarios para su proceso de crecimiento.

Favorece la recuperación postparto

Cuando estamos en el proceso de amamantar, éste ayuda a incrementar la producción de oxitocina, que es la hormona encargada para la recuperación postparto, y es la que se encarga en ayudar al útero para su recuperación normal, y a disminuir el tiempo del sangrado.

Fortalece el sistema inmunitario del bebé

La leche materna contiene muchos nutrientes, también tiene el aporte de inmunoglobulinas, todos estos son necesarios para el fortalecimiento del sistema inmunitario del bebé, como cuando el cerrajero refuerza la seguridad de tu hogar con algunos dispositivos.

Por esa razón es muy necesario amamantar a los recién nacidos, al menos hasta los 2 años de edad.

De esta manera aumentamos las defensas del bebé y logramos disminuir el riesgo a las alergias e infecciones.

Ayuda a perder peso

Dar el pecho ayuda a consumir de 450 a 500 calorías diarias, lo que nos beneficia para bajar esos kilitos que ganamos con el embarazo, mientras que a ellos los beneficia porque van a gozar de una excelente salud.

Potencia el desarrollo cerebral

En los primeros seis meses de vida es muy necesario amamantar al bebé, porque eso los ayuda a tener un mejor desarrollo cerebral.

De hecho los médicos recomiendan que se les amamante al menos los dos primeros años, porque de esta manera tienen un mejor desarrollo cognitivo, lo que implica el lenguaje y la capacidad motora.

Reduce el riesgo de osteoporosis

Mientras que estamos en el proceso de lactancia, sufrimos un proceso de remineralización ósea, lo que a la madre le puede ocasionar osteoporosis.

Al amamantar logramos el regreso de los minerales que aportamos al bebé para su desarrollo, además se genera una movilización de depósitos óseos que nos van a ayudar que aumente el contenido de calcio en la sangre, todo esto junto favorece el fortalecimiento de las piezas óseas.

Resulta económica

Es un alimento natural, sano, beneficiosos para ambos y además es completamente gratis, sólo basta con estimular su adecuada producción por medio de hábitos saludables y mantener una buena alimentación, es la leche indicada para ellos y tú se la puedes obsequiar.